Kindergarten

  • Print

La edad en la que un bebé tiene mayor capacidad de aprendizaje comprende desde los 0 hasta los 3 años. A estas edades el aprendizaje de un idioma se realiza de forma natural e intuitiva, resultando ser un aprendizaje mucho más eficaz. 

En 1997, el equipo de neurólogos del hospital Memorial Sloan Kettering, de Nueva York, demostró que el cerebro de un niño es capaz de memorizar dos lenguajes de forma simultánea en una misma región de la corteza cerebral, utilizando un único grupo de neuronas, a diferencia de los adultos, quienes al adquirir un segundo idioma, almacenan la nueva información en un área distinta, teniendo que traducir el pensamiento de un idioma al otro.  Está comprobado entonces que los bebés cuando escuchan hablar a los adultos, fortalecen la parte del cerebro que tiene que ver con el lenguaje. Sin embargo, a los diez años esa zona del cerebro ya está bien desarrollada y a partir de entonces  les cuesta más aprender otro idioma. 

Se demuestra así, que la exposición a un idioma extranjero en edades tempranas favorece su adquisición y ayuda al desarrollo intelectual, potenciando la memoria y la concentración, es decir, fortaleciendo las capacidades del niño a todo tipo de aprendizaje.